martes, 6 de febrero de 2018

El trabajo en los bancos

¡Hay que ver cómo han cambiado los bancos! Hace apenas una década, los bancos eran unos sitios donde se comerciaba con dinero, recogiendo dinero de los depositantes a cambio de un interés a la vista o a plazo fijo, para prestarlo a unos prestatarios normalmente comerciantes, para la financiación de unos proyectos empresariales con más o menos riesgo según los criterios de la entidad bancaria. La diferencia entre el interés pagado por el dinero recibido y el interés cobrado por el dinero prestado, era el beneficio del banco. En eso consistía el negocio bancario.

Hoy no sabes si has entrado en un banco o en un bazar chino. Venden televisores, cafeteras, teléfonos móviles, seguros, viajes, cacerolas, ordenadores, edredones... y a tu madre si pudieran, también te la vendían, pero mejor me callo que a esta gente como les des ideas, te las copian y luego te las venden a un usurero interés, que todo hay que decirlo. Venta cruzada lo llaman. Un eufemismo como cualquier otro, pero ¡es lo que hay! El problema es hoy preparse para entrar a trabajar en un banco. Si antes eras un buen contable y te llevabas a partir un piñón con los números, tenías un montón de papeletas para ser contratado en una Entidad Bancaria, pero hoy lo que más buscan, lo que más valoran es que no tengas escrúpulos y seas capaz de vender lo que sea a quien sea, a ser posible vender algo que la gente no necesita ni tenga dinero para pagarlo, y así además del producto que toque ese mes promocionar, le vendes un préstamo para pagar dicho producto.

Y no es broma ni que a mi no me caigan bien los bancos, que no me caen, sino que hay que prepararse, y o te adaptas o no encuentras trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario