lunes, 9 de febrero de 2015

Creditos rapidos, los nuevos prestamos por internet

Los préstamos por Internet, son mucho más fáciles de conseguir, y sobre todo mucho más rápidos. Hasta desde el móvil se puede ahora pedir un crédito por Internet.

Ya no podía soportarlo más. Cinco años de matrimonio con Pepe han resultado ser un prolongado y casi eterno infierno. Que tu esposo sea un poco flojo, tenga ideas raras sobre el mundo y se pinte los pelos cada mes de un color, todavía tiene un pase. Yo lo aceptaba y pensaba que esas eran sus costumbres y había que respetarlas.

Pero que se vistiese con chándal hasta para ir a las bodas, eso ya no fui capaz de soportarlo. Yo siempre arregladísima, los amigos igual, ¿y qué hacía él? Vestir en chándal e ir hecho un hortera. El mes pasado le dije que lo nuestro se acababa ya pero ya. Pepe lloró amargamente. Ya lo creo que sí. El primer problema con el que me encontré fue cómo me iba a ganar la vida ahora. Pepe y yo trabajábamos juntos en su academia de baile. La escuela era suya, y como teníamos separación de bienes, yo no tenía derecho a reclamar nada. Y por si fuera poco, él me obligaba a ir vestida de forma provocativa para atraer clientes masculinos, hiciera frío, calor, diluviara o se desatara la tormenta del siglo… Las primeras dos semanas desesperé y no vi la solución a mis problemas laborales, pero con el apoyo de familiares y amigos, hoy estoy decidida a emprender mi carrera en solitario sin la ayuda de Pepe. Y usando mucha más ropa, eso sí.

Él ya no existe para mí y ahora, pienso hacerle la competencia. Que se fastidie. Así que he buscado un local para abrir mi propia academia, a escasos cien metros de la suya. A mí al principio me pareció una locura y mis ahorros, prácticamente inexistentes, no alcanzaban para asumir todos los gastos que conlleva el inicio de un negocio como ese.

A pesar del apoyo familiar, que no fue poco, yo necesitaba disponer de algún capital para poner en marcha el proyecto. Durante una semana me dediqué a visitar todos los bancos de mi ciudad y explicarles mi problema. Ni uno solo de ellos quiso ayudarme, porque dudaban de mi solvencia y de que pudiera devolverle el préstamo.

La única solución era poner a mis hermanos de avalistas, pero yo me negaba a meterlos en semejante lío, porque ellos también tienen sus propios problemas económicos. Afortunadamente, mi amigo Andrés me habló de creditosrapidosyfaciles.com, una web en la -justamente- ayudaban a gento como yo a encontrar el mejor crédito posible. En esta página puedes encontrar un comparador y completísimo listado de productos financieros que se adaptan a todo tipo de necesidades.

Gracias a la web, encontré lo que buscaba y en cuestión de pocas horas había tramitado con éxito un préstamo y sin necesidad de aportar documentación ni cumplir requisitos imposibles del tipo que me exigían todos los bancos. Gracias a ello, voy a poder arrancar mi proyecto y espero convertirme en la propietaria de la academia de baile más famosa de la ciudad. Y que rabie Pepe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario